A ti, hombre antiguo, lector sobreviviente. No encontrarás respuestas entre las líneas efímeras del poeta, los nexos entre su palabra y la realidad
han sido tergiversados por la historia... ¿Qué otro destino puede esperarse para una criatura que construye su reino en las arenas movedizas de la poesía?

jueves, 9 de febrero de 2012

Entrevista. Informalmente Formal

Entrevistador: Racso Pérez. Poeta Habanera. Promotor de la Casa de la Poesía.
Entrevistado: Abel G. Fagundo
Invitado: Trovador Mario Duque

 
Racso: Me siento muy alagado, muy feliz, por tener este público tan lindo y quiero agradecer a muchas personas, a los amigos del cotorro, a Carlos Angulo poeta peruano que recién conocimos en la casa y que ha enamorado del proyecto, a Augusto Blanca por el honor que nos hace de estar acá con nosotros y de manera general a todos los presentes, y desde luego particularmente a Abel González Fagundo ya entrañable amigo de Racso y de la Casa. Hemos querido sacar Informalmente Formal, sacarlo del espacio habanero y traer un poeta de provincia por decirlo con un termino real que no tiene la intención de ser peyorativo. Insistí en que Abel estuviera por acá por la Habana con nosotros, Voy a empezar haciéndole una pregunta que fue la primera que me hice después de la primera lectura de “El Costal de los Pecados” y es la siguiente:El dolor, la culpa, pienso que el SER con Mayúsculas, el SER_POETA que deshace o se deshace en él, entonces me pregunto, también el texto poético es una parte de la culpa o encara una parte del dolor-culpa o viceversa también como diría Benedetti al que siempre vuelvo recurrente específicamente por esa frase, entonces me preguntaba para decir con una de tus frases ¿Cómo es el afán del alma atormentada de ese poeta que hay en ti con relación a esto del dolor y de la culpa?

Abel:. La poesía es un oficio difícil en el que siempre persiste  la contradicción entre lo que somos y lo que escribimos. Conversábamos en una ocasión sobre esto y yo te decía que para mi la poesía es lo contrario de la historia, el poeta escribe sobre lo que pudo ser o lo que deseó que fuera.. El realiza una interpretación de una realidad objetiva y la subjetiviza al llevarla al texto poético. Escribir es doloroso, por que es como un parto – o un pacto también- Es la necesidad de llevar al papel ciertos sentimientos, circunstancias, realidades, compromisos.

Racso: El editor de tu libro, el se refería a tu poesía de la siguiente manera, lo voy a citar para después hacerte la pregunta “ Lirismo denso, extraño, de liberación trágica que aunque parezca una paradoja, aterra, deslumbra y apacigua al mismo tiempo” ¿ a que obedece ese modo de expresarte?

Abel: Tu sabes que los editores siempre son exagerados, y en un prólogo como ese, corto y además solicitado a la editorial, se trata siempre de destacar lo mejor. Este libro, del que tú estas hablando, “El costal de los pecados”, empieza con un texto que dice “Todo poeta es un árbol torcido, los años o corrigen el tronco, o lo quiebran”. Es un libro que trata sobre el transito de un joven pecador hacia un final de redención, de revisión quizás. Pienso que el editor trató con sus palabras benevolentes de hacer referencia a eso, también a ese especie de convulsión que provoca terminar un libro, verlo impreso.

Racso: Háblame de algo: en el poema “El girasol son pétalos”, tienes un verso que dice “cuando no existe el mundo, los dos vamos desnudos a matar la mañana”. Entonces yo te pregunto ¿cuando no existe el mundo para Abel González? 

Abel: Hay un mundo físico, concreto, real, hay por otra parte muchos mundos subjetivos, muchos mundos psicológicos. Yo pienso que el mundo no existe -poéticamente hablando- cuando uno está solo, el poema habla más o menos de ese tipo de soledad, un hombre sólo en su cuarto pintado de blanco, es un texto que termina, que creo termina diciendo algo más o menos así “ quiero hacer girasoles para Vincent…” ; la necesidad del ser humano de estar cerca de otro, de tener puntos de referencia a partir de los otros, la soledad es la inexistencia del hombre.

Racso: ¿ Hasta que punto es un poema contenido y deshonesto?
Abel: los poetas somos fabuladores, y la fábula casi siempre implica un compromiso falso con la verdad, uno se contamina con el resto de las realidades, con la de los demás. Uno convive con realidades ajenas y empieza a escribir sobre esas realidades como si fueran las propias. Creo que hay un poema por ahí escrito por ti Racso que después otro amigo lo dedicó como si fuera de su propia autoría… Y de eso hablo, de ese tipo de contaminación, ese tipo de realidad contaminante que convierte al poeta en “un mentidor a ultranza” como dije en uno de mis textos.

Racso: entonces habiendo leído con un poco más de conocimiento de causa “El Costal de los Pecados”, me gustaría saber por ejemplo ¿ Como vive el poeta que hay en Abel González Fagundo?


Abel: El otro día estaba leyendo algo de Martin Heidegger sobre La provincia… Claro que las ideas de su texto no tienen mucho que ver con mis circunstancias. La provincia tiene su tiempo, tiene su ritmo y es otra realidad, yo vivo como viven el resto de los poetas, alimentándose de esa realidad y tergiversándola.

Racso: En ese sentido, ¿ cuando miente Abel?

Abel: Un fabulador es un mentiroso, los poetas son fabuladores por esencia…Yo vivo como cualquier otro poeta de provincia, en un entorno que muchas veces no es favorable. En mi caso soy un poeta más al interior, soy municipaleño, es como apretar más el cerco; pero también como cualquier otro poeta me rodean circunstancias determinantes, hay ahí un mundo exterior que interactúa con mi mundo interior y de esa interacción nace la poesía.

Racso: Pregunta: Comienzas diciendo en uno de tus versos  “pero hay que salvar a la ciudad para que ella te salve del milenio”, entonces yo te pregunto ¿qué está haciendo desde el punto de vista factual, como creador Abel González Fagundo para salvar a la ciudad?

Abel: Ese verso se refiere a la ciudad de Matanzas y por añadidura a Jagüey Grande… No hay mucho que hacer desde la poesía, desde su limitada capacidad de influir objetivamente. Este texto  que mencionas se refiere particularmente al río San Juan, es un río que ha estado muchos años enfermo y no se puede salvar al río sin salvar a la ciudad. Yo no sé si estoy haciendo mucho o poco, al menos estoy escribiendo sobre eso y ahora es lo que puedo hacer, es la columna que puedo levantar, es mi utopía.

Racso: Siempre que he leído poesía, de alguna manera todos los poetas tienen un arropamiento especial a favor o en contra del silencio, no sé si del silencio como recurso literario o del silencio como fenómeno, como instrumento para salvar o no al poeta. ¿ Que esperas tu del silencio?


Abel: El silencio es lo contrario del acto poético, el silencio es importante para la creación, es cierto que nos hace falta un poco de silencio en la modernidad, aunque para mí el silencio es lo contrario de la creación por que esta “habla” en todas sus dimensiones. Lo que espero del silencio, lo que nos une es la contemplación. Y aunque a nosotros los latinos la contemplación nos es difícil, es un elemento importante para la creación, de ella se genera la capacidad de reflexionar no sólo sobre ti mismo, también sobre  la realidad que te rodea. El silencio y las artes tienen una relación conflictiva porque son de naturaleza antagónica.

Racso: ¿ A ti te resulta entonces antagónico el silencio para crear?

Abel: No, para crear no, no es lo mismo el acto de crear que lo creado, yo pensé que me estabas hablando del silencio desde el punto de vista conceptual, claro que para crear es importante, yo tengo un texto que se llama Silencio que dice más o menos así. “Por favor un  poco de silencio en esta calle de asfalto, llena de bailes, de música estridente, un poco de silencio que nos salve”, y que nos salve significa pensar, la posibilidad de abstraerse de la realidad está en el silencio.

Racso: Anteayer Ofelia Zandal de Habana Radio nos hacia una entrevista y tú hablabas de la poesía que se hace y la poesía que se busca y a mi se me quedó aquello y escribí rápido. ¿ Como podrías tú definir esa diferencia o si se quiere relación entre la poesía que se hace y la poesía que se busca?   

Abel: Hay un poeta cubano, Roberto Manzano, al que ambos conocemos, y que nos parece un “viejo excepcional” sin que lo de viejo sea para nada peyorativo. Manzano tiene algunas ideas muy claras sobre el acto de hacer  poesía, ideas con las que estoy de acuerdo. Para mi un libro es como un organismo, es un ser vivo, una estructura, creo que el poeta debe pensar así, en libros, en estructuras, en megauniversos. Hay poemas que nacen, uno va caminando por una esquina y el poema aparece, a veces no tiene un espacio dentro del ciclo de un libro; pero ese también es válido, ese hay que dejarlo nacer. Aunque insisto en que prefiero trabajar en el concepto de armar una “idea poética”, que va más allá del poema ocasional, enfrentarse con la realidad y traducirla en versos a través del discurso de un ciclo, de una época, de toda la vida.

Racso: Abel, cuando hablamos por teléfono, me decías que por supuesto estabas muy contento, que la casa de la poesía y la oficina del historiador te invitaran a leer acá en el patio de las yagrumas; pero que más que leer, te gustaría, compartir de alguna manera con otros poetas, tener la posibilidad de conocer a otros poetas acá, de dialogar con ellos, aquí hay unos cuantos poetas con nosotros hoy y después de este espacio vamos a compartir, vamos a tertuliar, creo que hay un roncito por ahí. Quiero agradecer entonces a todos por la participación prestada.

 Abel: Para cerrar, yo traje esta antología de poetas matanceros que se estuvo presentando durante la pasada feria del libro “Poetas en Matanzas VI”, y quiero regalársela a la Casa de la Poesía, aquí se reúnen un grupo numeroso de poetas de distintas generaciones, desde Carilda y Digdora Alonso hasta los más jóvenes. Es un recorrido por la poesía matancera, la dedicatoria que le he escrito dice: “ A la Casa de la Poesía, esta selección de poetas matanceros, un puente, otro, entre los poetas y la poesía de la isla”.
----------------------------------------------------------------------------------------------
Versión de la entrevista realizada a Abel G. Fagundo  en la tertulia  Informalmente Formal  de la Casa de la Poesía, Habana Vieja en  Octubre del 2007

viernes, 3 de febrero de 2012

Selección de poemas publicada en Alas Cuba


Selección publicada en el Blog AlasCuba: http://alascuba.blogspot.com/2009/03/abel-g-fagundo-jaguey-grande-1973.html
Abel González Fagundo
(Jagüey Grande, Matanzas, 1973)
Poeta.
.

.
Ha incursionado en la crítica literaria y en la fotografía. Realiza, junto a la escritora matancera Laura Ruiz, la revista literaria "Mar Desnudo" (
http://mardesnudo.atenas.cult.cu/ ). Es miembro de la AHS desde 1991, atendiendo la filial de Jagüey Grande. Actualmente labora como Informático en la Dirección de Cultura de Jagüey Grande.

Ha publicado los poemarios:

  • El sitio de las memorias, Ediciones Matanzas, 1991 (Premio nacional de la FEEM, 1990).
  • Golpes de Dios, Ediciones Vigía, 1999 (Premio Rilke, 1998, a poeta joven, otorgado por la Editorial Vigía).
  • Extinción, Ediciones Matanzas, 2001.
  • El costal de los pecados, Ediciones Matanzas, 2006.
  • En el bosque francés de la calle medio, Ediciones Vigía, 2007 (Premio America Bobia, 2006).
  • El terco persistir, Ediciones Aldabón, 2008.
Poemas de su autoría componen las antologías:
  • Poetas en Matanzas V. Ediciones Matanzas, 1999.
  • La última Cena. Ediciones Aldabón, 2001.
  • Los Parques, Antología de Joven Poesía Cubana. Ediciones Mecenas, 2003.
  • Poesía Hispanoamericana. Argentina, 2004.
  • La Madera Sagrada. Ediciones Vigía, 2005.
  • Poetas en Matanzas VI. Ediciones Matanzas, 2006.
  • Voces Hispano-hablantes en el mundo. Argentina, 2007.
  • Unidos por la poesía. España, 2008.
Por su obra ha sido distinguido con:
  • Premio Nacional de poesía, FEEM, 1991.
  • Premio Nacional de poesía Rilke, al Joven Poeta, 1998.
  • Premio Nacional de poesía Rubén Martínez Villena, 1998.
  • Premio Juegos Florales, III encuentro provincial de jóvenes escritores, 2000.
  • Mención en el concurso de poesía de la Revista Videncia, 2004.
  • Premio del Concurso de poesía América Bodia, Editorial Vigía, 2006.
  • Premio en el Concurso de poesía Eliécer Lazo, AHS de Matanzas, 2006.
  • Premio de poesía y obtención de la Beca Aldabón, AHS de Matanzas, 2006.
  • Tercer premio en el Concurso Hispanoamericano de Poesía y Cuento Corto: "GUSTAVE FLAUBERT", Córdoba, Argentina, 2007.
Además, sus poemas aparecen en diferentes publicaciones seriadas dentro y fuera de la isla.

( Direcciones de correo electrónico: abel@mt.tsp.cu -
jaguey@atenas.cult.cu )
del libro "El costal de los pecados", 2006
PERROS
La ciudad continúa disfrazando sus perros,
cruzan como fantasmas
que una vez tomaron el silencio de las calles.
Erarios que el asfalto condenó
al desperdicio vagabundo de la acera.
Criaturas enfermas de piedad,
descarnados, hambrientos,
con toda nuestra culpa como sarna social.
Sus ladridos se afanan contra el polvo,
ascienden sobre el viento
que más allá del eco se corrompe
que más allá del mar muere en silencio

La ciudad, perro a perro
dejó su alma en el callejón
donde la gente suele alzar un pie para orinar,
donde la gente perro a perro se aniquila.

ooOoo
Todo poeta
es un árbol torcido,
los años,
o corrigen el tronco
o lo quiebran.


(poema Premio America Bobia, Ediciones Vigía, 2007)
EN EL BOSQUE FRANCÉS DE LA CALLE MEDIO
Mi querido Duprey, quizás yo sienta un poco de temor,
pero no me alcanza el falo para orinarle el rostro a los soldados.
Tú eras de un pene más clásico, más francés,
no es lo mismo
orinar contra monumentos de soldados en el primer mundo,
tu pene se curva y florece sin el temor de parecer endeble.
No hay monumentos ígneos en Matanzas Jean Pierre,
la gente aprende bien temprano en esta tierra
que es peligroso el fuego,
incluso hasta la insinuación del fuego.

Claro que podemos caminar
cogidos de la mano sin cogernos,
dos hombres con los dedos cruzados
en algo aparentan el cuero del tambor,
al chivo que ha quedado en la memoria de los cuchillos.
Caminemos, Ir por la calle marcando a los suicidas,
sin decirles nada, déjalos en la arrogancia, vivos…
También aquí la muerte es real,
colorea, simula,
y nosotros como en París
le ponemos de cascabel la historia.

Es feliz esta gente,
los comprendo, aunque no los comprendes tú,
come sin ceremonias, cuando come,
bebe bajo los árboles,
hace el amor sin prisa ni pudor,
se divierte y canta.
Mira esta calle, o mejor, cierra los ojos, escucha,
dánzala si es que pueden tus huesos lentos.
Es el ritmo de la supervivencia,
la civilización y su orquesta mestiza,
en esto Duprey, la ciudad se parece a tu ciudad,
todos somos aquí refugiados de la suerte.

Quizás Jean Pierre, tu idioma florecido
consiga recostarse en la bahía matancera, navegarla,
no temas al dolor,
es el mar que en todas partes quiere vivir sus puertos,
la sal que todo lo corrompe,
secándonos el corazón día tras día.


del libro "El terco persistir", 2008
DIRECTOR DE ORQUESTA

No dejes
la batuta descuidada
los mediocres
los usurpadores
aún sin destreza
pueden en su
empecinado intento
destruir toda la sinfonía.

Luego nadie recordará la música real,
la memoria remota de lo bello.


EL MULO
El señor del pelo blanco
saca sus plátanos de la jaba criolla,
se mezcla el juego natural
de los colores que alimentan.

Yo jamás he trabajado
con la decencia que ese señor
espera de un hombre,
mis poemas no paren frutos
que puedan comerse
con la felicidad del sembrador.

Mis poemas son como mulos,
asisten al desequilibrio de la vida
pero no alcanzan
a reproducirla por si mismos.

El señor del pelo blanco
va a morirse en paz,
yo moriré con el dolor rabioso
de las almas inútiles.


SUTILIDAD DEL RASTRO
Tus manos que se resquebrajan
el cayo húmedo bajo el pie
la caspa
la grasa
los nuevos lunares.
Huellas que no aparecen
en las fotografías
grietas bajo la ropa
en los rincones del cuerpo…

El rastro de la muerte tras de ti.


EL TERCO PERSISTIR

Paul Eluard, escribió: (quizás)

………........................……..…La poesía debe tener como fin………….......……la verdad práctica.
Tal vez quería burlarse de nosotros
con su francés social
o fue traicionado por la poesía
severamente,
como a un paria en el mundo
de los clásicos.

La poesía debe tener como fin
desfigurar la historia
escribir lo que pudo ser,
no lo que fue.

Reconocemos su inutilidad
aún así, persiste...

Tal vez quiero burlarme del lector
y la poesía me ha castigado,
severamente
como a un paria en el parnaso de los hatos,
bien al SUR.


del libro inédito "La sal que todo lo corrompe"
LA ISLA DE VIRGILIO

………...............................……….Ningún hombre es una isla,
…………...............................…….algo completo en sí mismo.
………..............................……………………..[John Donne]

Como a Virgilio, me prometieron una isla,
un pedazo de arrecife liviano
golpeado por las aguas, una franja de tierra
con espacio para la silla y el jardín.
Pero soy esto, la mala roca que busca
erupcionar en las entrañas del poema,
parir su libertad, sin nombres,
como un islote escondido entre las olas.

Desde el farallón del árbol viejo
siento al verano quemándome las fibras,
el sudor me atraviesa,
fluye hacia los baches del pavimento
como pequeños riachuelos
que contaminan la ciudad con mi dolor.
Mantengo un ritmo errático,
sin rumba, ni son, ni espinela dolorosa,
mi verdad es un anacronismo
en medio de la fiesta.

He estado en la comparsa torrencial,
en el entusiasmo de la multitud.
He comido las frutas legendarias,
el sabor mórbido y vanidoso de la carne
y la corrupción de sus delicias.

Aún así, persisto en la fresa utópica
del que nació entre los sinsontes,
rara avis que puede imitar al tocororo o al gorrión,
y sin embargo oculta, como yo, su canto propio.
Del que ha nacido rodeado por los bailes sensuales
de esta gente desinhibida y tierna.
lejos del té, de la puntualidad o el tarro de malta,
entre los cocodrilos y el canto impávido del tomeguín.

Como a Virgilio,
me negarán la isla.

(este poema es Tercer premio de Poesía en el Concurso Hispanoamericano de poesía
y Cuento Corto: "GUSTAVE FLAUBERT" Córdoba, Argentina. 2007)


POLLO CRIADO EN CASA

.......................................................................Ser real es esto.
............................................................................[F. Pessoa]

Fui real en el patio de esa casa antigua, pintada de azul,
con sus viejos alegres
que hacían del ejercicio de la vida un juego fácil,
nunca me pareció entonces que vivir fuera esta farsa.
Allá en Cuevitas, en el campo del mundo,
abuelo Rine se reía tranquilo,
disfrutaba de todo con una desproporción
que hoy me parece delirante,
sin miedos, sin rubor,
como si de verdad fuera posible ser feliz.

Mis labios no heredaron la risa, sigo en el campo,
invadido por el guión del aburrimiento y el alcohol,
sin entender a mis abuelos,
sin descifrar la sencillez de la alegría,
estrecho, como un pozo en el que no entra la luz,
sólo el hueco de aguas oscuras
que insisten en ahogar mi infancia.

No laboro en la raíz,
ni cultivo habichuelas que se alarguen
hasta el plato de arroz en mis empobrecidas tardes.
Sólo me quedan las palabras, signos y fonemas
que empapan con su lluvia el interior de la casa,
versos que no pueden cultivarse en esta tierra
de cítrico y tomates, de azúcar y pimientos.

Poemas que padecen mi infertilidad,
la aridez del hombre al que debí estar destinado,
el que desfiguró abuela Peruca
con aquellas lecturas sobre Isadora Duncan,
una mujer que cae amarrada en la rueda de lo imposible,
un niño sorprendido que cierra los ojos mientras dice:
-Yo quiero ser la bufanda terrible que va a enredarse en el futuro -
Y me enredé, de tal manera la hierba ha crecido alrededor,
sobre mí, dentro de mí,
que el ejercicio de mi vida consiste en esperar,
como la tierra, la semilla de todos los otros.


NACIÓN SALOBRE

…........……...........a Cuba
A Schubert no me lo imagino en este mar mestizo
con sus sonatas para piano hundiéndose en la arena.
Pienso en Arsenio Rodríguez,
en su bastón y sus manos grandes
dirigiendo las olas de agosto
y ese ritmo negro que sale de los parques,
que llega con su baile hasta las playas
mezclándose con la nación salobre.

Sol. Mar. Música. Sal.

Las corrientes nos traen su resaca,
los naufragios del mundo,
deseos de zarpar con un pedazo de país en el equipaje,
con la música Matamoros como sonido de fondo.

Ron. Cerdo. Arroz. Yuca. Café.

Comer y beber todo lo posible,
bailar, si no se puede con las piernas
que el cuerpo busque el movimiento
en el latido de sus carnes.
Un sarcasmo, la risa inteligente,
la burla como tabla de supervivencia,
dispuestos a remar en una u otra dirección
siempre que el agua nos permita el regreso.

Una espinela, una criolla, una mentira.
La madre, la patria, las promesas.
Intentar. Carecer. Partir.
Los parques, los puentes, los puertos.
El calor, el deseo, el miedo
Dios. Diablo. Disidente.
Río. Risa. Resistencia.
Folklore. Farándula. Fidelidad.
Son. Sangre. Sudor. Sexo.

Ni fiesta, ni tragedia.
ISLA SALOBRE ISLA
ISLA FINITA.


(inédito)
DÉJENLO SER SALITRE


Nos hundimos en las vísperas,
al agua sólo sirvió para nombrar la muerte,
la flora de marinos
estaba desgastada desde las primeras lunas,
podrida en su humedad,
y el navegante se hinchó
hasta parir esos gusanos que lo devoraban.
Éste es un barco con sus cadáveres a cuesta,
una fauna perdida
en el fondo de la diáspora azul.

Dejen en paz al náufrago,
que sirva de cobija,
de hueso marino,
no queda sangre
por beber en sus entrañas.

Déjenlo ser salitre,
arena,
caracol.