Hija de la Taberna

Palabras de presentación al libro de Mae Roque "La Hija del Tabernero"

La“ Hija del tabernero” es un libro de poemas de Mae Roque. Un libro concebido en estas calles, en este espacio físico y temporal que llamamos Jagüey Grande. Mae dio forma a algunos de estos versos durante los momentos iniciales de la década de los noventa, fui testigo de aquellos primeros ejercicios estéticos, sentí como iban tomando cuerpo escritural y como cambiaban junto al pueblo, con esa capacidad que tiene el verso para adentrarse en el laberinto de sus circunstancias.


Fue ediciones Vigía la pionera en acercarse, dar cuerpo a la memoria de este libro con un hermoso pergamino que muchos recordamos. La Hija, la taberna, Mae, fueron llenándose pacientemente con esos pedazos de otros que ella recorre en su verso, pequeñas ciudades que vive o inventa para tener más sitios donde ir; se edifica y va tejiendo con la realidad circundante el discurso lírico de este libro que tanto tiempo ha demorado en llegar a nosotros.

Mae no quiso publicarlo antes, quizás un día pueda explicarnos las razones, o aun mejor, desentrañarlas junto a sus lectores a la largo de estas páginas que ahora se nos muestran como un todo; un organismo que fue tomando forma en sus palabras, entre los pequeños fragmentos de vida que se van tejiendo con calma y rigor en este libro de poemas
.
La edición inaugura la hermosa colección “Los puentes” de la más antigua y representativa editorial matancera. Las ilustraciones de Yampier Baez se unen al elegante diseño de Yohan Trujillo y entregan en lo formal, en lo aparente, un libro que conquista a través de su visualidad, de su valor como objeto y a través de su aliento, de su efectividad poética.

Mae conquista, reconquista, se evidencia, quiere que sea el poema el único protagonista. El lector podrá darse cuenta enseguida de que ninguno de los poemas lleva cita referencial que lo aparte de su propio significado. No dedica Mae sus poemas a nadie especifico, no introduce o proclama, es una poesía para todos en la que nos habla solamente el verso autónomo, la idea suficiente, los sujetos que se crean y destruyen durante toda la evolución textual del libro
.
Se van incorporando en esta poesía, la idea del naufrago, de la taberna, el lugar que el agua ocupa entre quienes habitamos la isla, marineros de este barco que trajo el comienzo de un siglo, mujeres, amantes…. seres mortales que se cuestionan a Dios y a la existencia desde una estética enérgica
.
Mae nos dice: “ Sigo aquí, en la isla, en la taberna, en un rostro que se parece al mío”, ella está segura de la verdad del poeta y termina por involucrarnos en esa verdad.


Por: Abel G. Fagundo

Publicar un comentario