A ti, hombre antiguo, lector sobreviviente. No encontrarás respuestas entre las líneas efímeras del poeta, los nexos entre su palabra y la realidad
han sido tergiversados por la historia... ¿Qué otro destino puede esperarse para una criatura que construye su reino en las arenas movedizas de la poesía?

jueves, 17 de noviembre de 2016

Mar desnudo, excelencia editorial

 
Mar desnudo,  revista  cubana  de Arte y Literatura, auspiciada por el Centro Provincial del Libro y la  Literatura  y  la  Dirección  Provincial  de Cultura, se encuentra en el ciberespacio en  su  edición No.  58,  correspondiente  a los meses de julio  y agosto actuales.Dirigida y editada por la que, sin dudas, es  una  de  nuestras  intelectuales  más sobresalientes,  la  poeta,  narradora,  dramaturga,  ensayista  y  editora  Laura Ruiz Montes,  con  la  coedición, diseño  y  labor de  webmáster  del  poeta  Abel  González Fagundo, Mar  desnudo cuenta  con  el eficiente trabajo de prensa del narrador y periodista Norge Céspedes.


Su existencia, para quienes no la conocen,  es  uno  de  los  hechos más  sobresalientes de la cultura matancera, que se suma a  la efectividad de otras  revistas emblemáticas  del  universo  editorial  yumurino, como Matanzas y El Vigía, de la que también es editora Ruiz Montes.

Estamos ante un producto comunicativo, de alto vuelo intelectual, con secciones fijas, que se prestigia por la firma de sus colaboradores, por  la pluralidad,  la  indagación y el rigor creativo de los textos publicados,  en  los  que  aparecen  todas  las manifestaciones artísticas.

Lo primero que me llama la atención es que  se  autodenomina  revista  cubana, rompiendo  con  esa  atadura,  que  puede limitarnos  de  ser  solo matanceros,  para abrirse a Cuba y al mundo. Lo proclama y lo consigue, dignificándonos. Rigor,  excelencia,  información  actualizada, una  imagen visual  con una poética definida y siempre inquieta, dinámica tecnológica, gracias al  ingenio y  la sensibilidad de González Fagundo  son algunos de los numerosos rasgos de esta publicación digital,  que  constituye  un  paradigma  de su tipo en la Isla.

Sus creadores han demostrado  en cada edición  tenacidad,  inteligencia  y  persistencia, para enfrentar  los obstáculos que se le han presentado en diferentes etapas de su trayectoria pero, en especial, sensibilidad  y  capacidad  de  dialogar  con  lo mejor  de  la  literatura  y  el  arte  cubano  y universal,  sin dejar de difundir y promover  la  cultura  matancera.  Solo  hay  que buscar el último número para darse cuenta.

Aparecen entrevistas a creadores, noticias  sobre  reconocimientos,  apariciones de  libros,  ensayos  y poemas, homenajes, trabajos  sobre  arqueología  o  sobre  otras revistas,  como  la  dedicada  al  centenario de  la  revista  Social  o  indagaciones  imprescindibles  sobre  un  monumento  de nuestra  arquitectura  escénica  como  el Teatro  Principal.  Posee  una  inteligente labor de edición. Recomiendo,  por  ejemplo,    Economías  del  cuerpo  y  de  la  guerra  (en torno  a  fuerzas  especiales,  de  Diamela Eltit), de Zaida Capote, que  refleja  la diversidad  y  profundidad  de  criterios,  con un  instrumental  teórico  actualizado,  que podemos  encontrar  en  cualquiera de  sus números.

Por motivos  como  los  antes mencionados, Mar desnudo representa una ventana  de  la  cultura  cubana  al mundo.  Las altas cifras de sus  lectores  lo demuestran. También es  un testimonio del legado cultural  de   Matanzas,  que nos  permite  rastrear esas zonas a veces pérdidas de nuestra memoria.

Una  vía  eficaz  de  usar  los nuevos  lenguajes, donde  algunos,  con  recursos  tecnológicos a su favor, no saben a dónde ir, por incapacidad y desidia. Laura  Ruiz  y  Abel  González  Fagundo, desde un principio lo han conseguido. Aunque poco se ha hablado de ella, como  revista  cubana  de  Arte  y  Literatura, quisiera felicitar merecidamente a esa pujante  fuerza  intelectual de  la  cultura,  reservorio de la belleza y la inteligencia.


https://www.facebook.com/MarDesnudo/
Publicar un comentario