Atado a la rueda del parque



Los carteles de aluminio pintados de azul intenso, indican que estoy a 97 kilómetros de La Habana. Google dice que la distancia que me separa de Lisboa es 6 944 km…

Pero no sé a cuantos años estoy de la Habana, Lisboa, Madrid… Mi cuerpo y mi mente están atrapados en esta ciudad de aguas poderosas. En el imaginería de sus costas, entre viejos fantasmas y las primas hermosas del poeta Milanés. Confuso, en combate contra el alcohol (abstinencia de poeta, dos veces diabla) Contra la soledad y la ilusión veterana de la lujuria. Ese que quizás puedan ver, amarado en la rueda que raspa con violencia lenta  la Ceiba del parque, que recita insonoro y mueve los labios en busca de una bocanada de río… Ese, Soy yo. Atrapado en el tránsito entre los mundos, la realidad, la poesía, el agua salada que me susurra obscenidades…  (@abelgfagundo)
Publicar un comentario